sábado, 30 de mayo de 2015

Viernes... ¿en libertad?

Hola a tod@s! 
… una amiga de la infancia me escribe un email, no usa su cuenta, tampoco da detalles reveladores para terceras personas, se disculpa, se deshace en perdones, una vez tuvo que cortar la comunicación conmigo porque en su país, aquel que fue mío, cuestionaron eso de escribirse con alguien que abandonó “el sistema”. Su carta me hizo pensar que soy libre que puedo dirigir mis palabras a quien desee sin temor de una reprimenda pero no es así del todo. ¿Realmente somos libres en esta democracia? Una vez hice una petición on line para que quitaran del Comité de Bioética a un homófobo confeso, aquello tomó proporciones épicas e inmediatamente fui temporalmente destituido de las comisiones técnicas de evaluación que asesoran a la agencia que financia la investigación médica, en palabras textuales del entonces jefe de parte de aquello: “… lo hicimos para protegerte, eres parte del sistema y te has puesto en su contra”. Hoy haciendo la declaración de la renta pensé que debería existir una casilla para la ciencia, inmediatamente se despertó el “libre” que tengo dentro, monté en mi mente otra campaña on line para lograrlo, sería bueno para todos y no haría daño a nadie. Entonces me asaltó la pregunta: ¿De dónde me quitarán ahora?¿En qué despacho dirán que “tienen que protegerme”?¿Cuál será el enano que determinará mi futuro? Al final, no somos libres. Jugamos a serlo pero las cadenas nos atrapan. Hace mucho que no escribía un Viernes, probablemente quise sentirme libre de esta costumbre o simplemente la desgana y la insoportable temporalidad de lo que hoy llaman SER ahogaban las palabras antes de cobrar vida y ser escritas. Pero cometía un error, donde único me siento libre es aquí, escribiendo lo que pienso y lanzándolo al ciberespacio como botellas con mensajes que nunca sabré si llegaran algún puerto. 
Os quiero, 
Ed.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Nos pasa a todos, necesitamos romper la rutina y darnos cuenta que podemos hacerlo aunque nos guste y sentirnos libres.

Nuestra libertad acaba donde terminan la de otros y normalmente la inmensa mayoría es la que más protege su libertad, muchas veces equivocada, dañándonos al resto. Poco a poco las cosas van cambiando, o eso es lo que espero, pero la verdad que bastante más lento de lo que nos gustaría.

Tus mensajes llegan y se esperan.

Alguien que conoció este blog por casualidad.

Anónimo dijo...

preciosa foto

Anónimo dijo...

genial Ed.

Anónimo dijo...

Dear Ed, todo en la vida es relativo, sobre todo la libertad con mayuscula, creo que no somos libre en ninguna `parte. Sin embargo cuando me cuestiono el tema, siempre recuerdo de donde vengo y para entender bien el concepto, aunque tu y9 yo lo tengamos mas que claro, es buena interpretar el concepto en un libro recomendable "Miedo a la libertad" de Erich Fromm. Sin embargo, creo que los que procedemos de un regimen totalitario es dificil asimilar lo que tenemos (qu9e no es perfecto) pero de alguna manera algunas cosas se logran. No quiero entran en comentar la situacion politica que estamos viviendo. Confio en que las aguas tomaran su nivel, pero soy pesimista y mucho mas con los posibles cambios que se avecinan en tu bien definida "isla de las metaforas" tal vez porque he vivido un poco mas que tu, pero nada me entusiasma aunque me siento agradecido por vivir en este pais. Ojala que el futuro sea mucho mejor. EStdoy sseguro que poco a poco se logren los objetivos. Siempre tengo presente que eres un cientifugo y aunque con limitaciones tu llegaras, si llegaras mucho mas lejos de lo que tu mismo puedas imaginar. Un abrazote grandote.

Anónimo dijo...

Tu mejor viernes!

Anónimo dijo...

A nosotros nos llegan, pero... Estamos tan condicionados que no somos libres ni siquiera de nosotros mismos. Nuestra educación, cultura e intereses personales nos encierran en este castillo al que llamamos: "mi sistema de valores"

Anónimo dijo...

Me sorprende que no te dediques a escribir. Otra que te sigue por casualidad, pero te sigue.

Misael Herrera Vera dijo...

Siempre hay cotos a la libertad. Es paradojico pero necesitamos limites para vivir en libertad.
Firmado....gofion

Anónimo dijo...

Que wapoooo