sábado, 8 de noviembre de 2014

Viernes porque conviene...

Hola a tod@s! 
Cuando era niño ante alguna adversidad mi madre solía decirme “lo que sucede conviene”. Aquella frase lapidaria me sentaba muy mal, y a pesar de haberla escuchado en más de cien ocasiones nunca llegué a digerirla del todo. Esta semana que por fin se acaba, viví la traición largamente sugerida de un antiguo amigo, la bajeza de un ¿alto? responsable de una agencia que financia ciencia, el discurso distorsionado de quien se ve perdido en su i-lógica, la ignorancia del sabiondo, la avaricia del que nada quiere perder y el etcétera que no mencionaré. Esta semana he tenido presente a mi madre porque su máxima me ayuda a seguir adelante. Sé que todo esto tendrá su lógica y al final el tiempo y el trabajo pone a todos en su sitio. Pero prometí no gastar más palabras en los cortos de estatura moral y por ello os cuento que, una vez más “lo que sucede conviene”. Resulta que el Teatro Real ha hecho un montaje que ha generado muy buenas críticas. Sin embargo, por razones diversas tardé mucho en poder asistir a una representación de “La hija del regimiento”, estoicamente tuve que soportar los comentarios y anécdotas sobre este magnífico montaje que amigos, conocidos y crítica en general hacían a mi alrededor. Callado hube de estar en corrillos de entusiastas y entendidos. Sin embargo, “lo que sucede conviene”. El viernes fue mi día, luego de una semana llena de estupideces, allí estaba confirmando, una por una, las afirmaciones que me habían hecho sobre está puesta grandiosa cuando ocurrió lo inusual. Con la respiración entrecortada escuché la más que exigente aria “Mes amis” que en la voz de Javier Camarena, el tenor mexicano, parece fluir como agua cristalina. El público apenas lo dejó terminar su redonda aria, en pie la platea exigió un bis y yo estaba allí para escucharlo. Mis amigos, conocidos y los críticos de noche de estreno disfrutaron los nueve dos de pecho de Camarena, yo, por aquello que reza “lo que sucede conviene”, tuve el inmenso placer de escuchar dieciocho “canónicos”. Este cantante de arias imposibles tiene la mejor voz que he escuchado y desde ya ha hecho historia en el Teatro Real protagonizando el segundo bis de su historia. Cosas de la vida, también porque a veces lo que sucede conviene, también estuve cuando Leo Nucci y Patrizia Ciofi repiteron el dúo verdiano de "Si, vendetta, tremenda vendetta" de Rigoletto allá por el 2009 en el Real. En fin, el viernes me fui a casa contento y cantando… seguro que no todos los protagonistas de mi semana pueden decir lo mismo. Allá ellos. 
Os quiero, 
Ed.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

sabia tu madre Ed

Anónimo dijo...

que valiente eres tío

Anónimo dijo...

fresco como la hierbabuena querido.

Anónimo dijo...

mejor escuchar esto que lo de la pantoja, la infanta, el que iba a canarias.

Anónimo dijo...

candela pal comité asere

Anónimo dijo...

ya era de que volvieras a la ópea.

Lidice Vidal dijo...

Así mismo es, lo que sucede conviene, gran máxima cubana. Mi madre también la utiliza :-). Mil muas.

Lidice Vidal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

"Lo que sucede conviene". Que buena frase y sobre todo demuestra la gran sabiduría que se esconde tras las vivencias de una vida.
A lo largo de la historia de la humanidad se ha premiado a personas que han destacado o han hecho alguna magnífica obra. Pero no existirá ni un premio Novel tan valioso, ni un Oscar tan logrado, ni un Premio Cervantes tan reñido como el premio que le puede dar un hijo a una madre recordando sus sabias palabras y haciendo gala del resultado de su obra.
Es cierto, " lo que sucede conviene". Y cuando leas este comentario (sucede) como alimento de una amistad (conviene).
Firmado:..... Gofion

Anónimo dijo...

Siempre he pensado que eres de los que da la cara. De los que se muestran de verdad. Esos son los que hacen historias, lo otros son enanos que sólo hacen política y barren para casa.