sábado, 8 de febrero de 2014

Viernes... para no olvidar

Hola a tod@s!
Se ha ido otra semana, siete días llenos de cosas para contar, horas que no se repetirán. Por eso escribo y escribo, para que no se me olvide lo que ha ocurrido. Mi amigo Fumero hace otro tanto desde Suecia. En Facebook cuenta todo lo que experimentó las semanas, días y horas previas a la gran partida. Aquellos momentos antes de que dejara Cuba en busca de un “algo” seguramente impreciso. En sus palabras a veces reconozco lo que también viví hace casi dos décadas cuando un viaje a Madrid se abría como la oportunidad de mi vida, la que haría que todo cambiara. Fumero recuerda que, de pronto, La Habana se volvía una ciudad turística, cada rincón era especial. A mí me pasó lo mismo, cada abrazo, cada beso tenía sabor al último, fotografié al negro borracho de la esquina y también a la rubia sandunguera, trataba de inmortalizar “every single moment”. Y es que al final sólo somos recuerdos vividos… por eso escribo y escribo. 
De esta semana me llevo el paseo interminable con Lilo por un Madrid frío, dos magníficas películas, alguna que otra lectura, pero sobretodo la sensación de tener a mi alrededor un equipo de locos que aman lo que hacen y se divierten con ello. Mis chic@s del laboratorio son increíbles, Víctor es la memoria que lleva por apellido el orden, Carol es la exaltación que atrae el entusiasmo, Henry es el genio que marca el camino y Aurora la calma que alivia el desatino. Si mi amigo Ian tiene razón en eso del karma, algo muy bueno tuve que haber hecho en el pasado para tener la suerte de contar con ellos. Cuando los veos discutir, planificar experimentos o reírse de los contratiempos, me hacen recordar los mejores momentos que he pasado en mi vida como científico. Evidentemente no fueron otros que aquellos que compartí con Carlos cuando, él becario sin beca y yo jefe sin equipo, nos comíamos el mundo con la pipeta en la mano. Así fue como una vez para poder hacer un experimento crucial, me fui a Milano con células vivas en mi estuche de higiene personal. No sé cómo no me pararon en el control y tampoco sé qué hubiese dicho para justificar aquellas plaquitas con líquido rojo. Recuerdo a Carlos despidiéndome en el aeropuerto y asegurándose que cogía el avión y no el furgón de la policía. También recuerdo a Karel esperándome en Malpensa diciéndome que en su lab todo estaba listo para silenciar el gen de la IRAK-M y demostrar mi hipótesis. Hace poco releía una anécdota de Rita Levi-Moltacini, ella para estudiar las circunvalaciones del cerebro humano trasladaba fetos envueltos en papel periódico desde el hospital a su laboratorio, usando el transporte público. En una de esas excursiones un pedazo de la anatomía fetal se le salió del envoltorio y, sin darse cuenta, se paseó por medio Turín en esas condiciones. ¿Qué diría la ética? Por eso cuándo leo a los exaltados de Twitter arremeter contra los que intentamos explicar la naturaleza me ocurre lo que a Allen cuando escucha Wagner… dan ganas de invadir Polonia. Y hablando de Allen, ¡la que tiene armada el judío newyorker! Su hija adoptiva ha sacado un artículo recordando los abusos sexuales a los que Woody la sometió siendo niña. ¿Verdad? ¿Mentira oportuna? Lo cierto es que la nube de la duda vuelve a oscurecer los días del genio. Por lo pronto ya hay muchos (realmente más muchas que muchos) que reniegan haberse reído una sola vez con sus películas. Sólo sé que es un genio, habrá que demostrar que es un pederasta. Mientras tanto eso de ir al cine sigue trayéndome momentos muy buenos. Esta vez ha tocado el turno de dos obras maestras: “La gran estafa americana” y “El lobo de Wall Street”. Ambas en el mismo tono, las dos haciéndonos ver las tripas y esencia del capitalismo brutal, es decir, concentrar riqueza en un punto sin producir nada. ¿Qué es lo que hace un corredor de bolsas? Venderte una acciones que no tiene ni idea que vayan a subir. ¿Qué hace quien te asegura buscarte el mejor préstamo? Cobrarte una comisión por algo que no puede asegurar que vaya a ocurrir. Y amén de todo ello, hay que ver a Di Caprio en el Lobo y a Jennifer Lawrence en La gran estafa. Pero ha habido más, por estos días Rusia sigue erre con erre en contra de los gays, una infanta va a responder preguntas incómodas y una sanguijuela puede vivir en nitrógeno líquido durante meses. Y yo pienso que estos bichitos nos puede dar claves parecidas a las que hicieron revolucionar la biología cuando en los 80 se creó la PCR. En fin, os dejo por hoy… eso sí, para seguir recordando no os perdáis un vídeo de dos minutos que nos resumen la vida de este planeta, mirad el link.
Os quiero, 
Ed.

PD: Aquí va el link... no os lo perdáis
http://marcbrecy.perso.neuf.fr/history.html

11 comentarios:

The Liquid Shadow of the Bamboo dijo...

Gracias por este Viernes tan magnífico. Estar lleno de agradecimiento por los que te rodean esotroavilloso, nosotros en Budismo lo llamamos "regocijo" regocijarse de las virtudes ajenas y veo que tú lo haces con la gente que te rodea. Es muy difícil hacer un blog semanal y sorprender. Una vez comenté que estos "viernes" son como coleccionables, crónicas
de un científico-poeta. He de decir que siguen sorprendiéndome porque me invitan a mirar desde otro angulo o bien lo que seguramente se me ha pasado durante la semana. Gracias por tu generosidad. Ian





de un científico-poeta.

Anónimo dijo...

Buen texto, impresionante el video.

Anónimo dijo...

Asi me gusta Edu

Anónimo dijo...

El video te supera chaval.

Anónimo dijo...

Peazo de texto bro...

Anónimo dijo...

Estoy enamorado de la forma en que encadenas los temas, lo reconozco.

Anónimo dijo...

Allen en un genio, estoy de acuerdo. Si es también un cabrón habrá que ponerle un asterisco.

Anónimo dijo...

La evidencia está en lo que escribes: eres un machista y te importa un pito que hayan niñas violadas por un genio. azco.

el fume dijo...

Pues me alegra que disfrutes mis memorias de 20 años atrás y que te inspiren a seguir escribiendo. Y decididamente escribir ayuda a mantener los recuerdos vivos. Yo escribí diario entre los años 94-97. Como en el 94 fue el año que me fui de Cuba, he regresado a ese diario a cada rato lo que ha hecho que muchos sucesos y sensaciones se mantengan frescos en mi memoria. Sin embargo, hace poco regresé al diario del 97 y lei sobre mi primera visita a Madrid, donde, entre otras cosas, te visité. Me sorprendió descubrir que algunos sucesos los había olvidado completamente.
Por eso te recomiendo no solo a que sigas escribiendo sino que regreses a lo escrito de vez en cuando. Y, quién sabe, quizás de aquí a 30 años escribas un libro sobre esta época que se sentirá tan remota.

Anónimo dijo...

Dear Ed,

Como siempre leo tu "Viernes" con verdaderol interés y comenzare por el link, hay que decir que es genial porque en dos minutos resume la historia y evolucion dell Universo, destacankdo hechos trascendentales como las guerras, la evolucion del hombre los cambios que ocurren en nuestra galaxia. Sencillamente te digo una vez mas gracias.

Haces bien en escribir todo lo vivido y lo que te queda por vivir. Tengo en mi cerebro las semanas previas a mi marcha definitiva. No, no voy a someterte a lo vivido y en que circunstaancias. Solo te dire, no me despedi de nadie. Porque? Sencillamente panico a cometer un error y que la gestapo caribeña descubriera mi plan y me desaparecieran del planeta.

Me alegro y muchoque la suerte te sonria, pero tabien tendras que reconocer que te la has currado y no has dejado de investigar y seguir enn tu linea (a veces los dedos no me acompañan y cometo errores por eso he decidido no utilizar acento por la rigidez inesperada de mis falanges)

Te ssseguire recomendando que recopiles lo mejor de lo mejor de tus "Viernes" y creo que tienes un materiala interesantísimko.No lo olvides. Por ejemplo lo que narras hoy a mi me parece de primera, aunque algunos puristas se escandalizarian,

De nuevo gracias. Que las neuronas sigan en plena actividad. Grdaaacias una vez mas.Un abrazo

Anónimo dijo...

Ed!!!
Este viernes ha dado para mucho...nos has contado de todo y eso me alegra porque los mejores viernes son los que llevan una pizquita de todo.
Algunas veces echo en falta anecdotas de tu dia a dia pero esta vez con el traslado de "biomateriales" te has superado jajjaa.
Escribir como dices es una forma de no olvidar y creo que me has animado a hacer lo mismo.No me gustaria que en 30 años se me hubiese olvidado las cosas que me hacian reir tanto o peliculas o canciones que me emocionaban...
Este viernes ha sido un poco revelador para mi.
El video está genial...con permiso ya lo he compartido con mis amigos!! XD
Un abrazote enorme Ed!!
No aparques nunca tus "viernes".

Nacho.