sábado, 1 de febrero de 2014

Viernes... de vuelta

Hola a tod@s! 
Eso de que la vida continúa quizá sea verdad, por ahora lo único que puedo decir es que la vida es diferente. Para los demás continúa, para algun@s nada ha cambiado, mi caso es distinto. 
Seguimos por aquí, viviendo este invierno que alterna la lluvia con el frío y el sol. Mi trabajo ha subido de planta, ahora trato de llenar de sentido un despacho demasiado grande y con vistas. Intento ser yo aunque gran parte del día tenga que distinguir al hijo de puta de raza del hijo de puta de poca monta. Lo que tengo claro es que no me quito de encima a esa especie que se multiplica exponencialmente y para quien no hay otra clasificación posible que la de hijo de puta. Dirigir, aunque sea ciencia y parezca diferente, consiste en luchar por hacer algo bueno sabiendo que será criticado y, fundamentalmente, ser consciente de que tod@s absolutamente tod@s, saben lo que hay que hacer y es distinto de lo que has planteado o podrías plantear. Aunque no moverán el pulgar por llevarlo a cabo. Pero no pienso tirar la toalla, algo bueno podré hacer. Y para eliminar todo esa toxicidad diaria, nada mejor que el gym. 
Mientras tanto, el mundo gira y no deja de sorprendernos con las historias cíclicas. A veces es mejor refugiarse en libros que te llevan a la otra punta de la galaxia o meterse en una sala oscura para guarecerse en la historia de los otros. Así fue como un día traté de impresionarme por una película casi-perfecta pero aburrida que lleva por título “Agosto” y otro, con menos expectativas, me llené de energía con un poema visual llamado “La ladrona de libros”. La primera desborda la pantalla de bestias actuando, convenciendo con todo lo que tienen a su alcance, una obra de arte que no pierde detalles pero no logró tomarme la mano. La segunda, menos pretenciosa, me captó al inicio, me hizo suyo. A veces ocurre, la imperfección es más atractiva y su opositora es encorsetada, rígida, enemiga de la creatividad y la dialéctica. Ahora recuerdo a Rita Levi-Montalcini, la misma que descubrió el factor de crecimiento neuronal, cuando dedicó todo un libro a elogiar, no a la locura, pero si a la imperfección… si ella lo hizo porque no yo. También busqué refugio en la ópera, sin elegancia quise emocionarme con la historia de los vaqueros de Wyomin ahora en la escena regia del Teatro Real capitalino. Mas el chasco no pudo ser mayor, la imperfección es buena pero no cuando roza el desastre. Fue entonces el momento de buscar otros refugios, de alegrarse por los éxitos ajenos: David monta unos premios de cine que harán historia (los Feroz), a Cris lo han nombrado director de la Escuela Nacional de Salud y así se completa la triada de dires, Lilo regresa contenta antes de irse, JL tiene una empresa que crece, Gabi hace las Américas y mi hermana se decide a tomar la riendas de su vida sin pensar en lo tarde que puede ser. Y así, buscando motivos para la sonrisa se afronta un poco mejor los tejemanejes del gobierno que intenta hacernos pasar por ciegos, mudos y sordos. Las maquinaciones oscuras que destituyen al director de El Mundo o las noticias que elevan al altar a un entrenador homófobo. Yo simplemente me pregunto: ¿Cuántos científicos habrán muerto a la vez de Aragonés y nadie les llamará grande entre los grandes? Triste. De la misma manera que aún no he escuchado ninguna voz crítica con la remodelación millonaria que se prevé para el templo del fútbol madrileño en tiempos de crisis. Triste pero más triste aún es que mientras yo tengo que pelear para que no nos retiren el préstamo que estamos empleando en construir un edificio de laboratorio para el Instituto que dirijo. 
Os quiero, 
Ed.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya se te echaba de menos Ed. Gracias por tu amabilidad en compartir tu visión del mundo. ánimos con la dirección, lo harás bien.

Anónimo dijo...

Sigues tan wapo cabronazo

Anónimo dijo...

wapooooooo

The Liquid Shadow of the Bamboo dijo...

Un viernes de Enero pasional y sin embargo parece escrribirlo otro Ed. Yo como lector demando poesía, jejejeje ! Este viernes te ha salido muy europeo. Big hug !

Anónimo dijo...

Gracias por volver a los" viernes". Se echaban de menos.
Un viernes raro pero me gusta de igual manera.
Ánimo con el laboratorio nene.Dá pena ver en que se gasta el dinero en este mundo.
La ladrona de libros me encantó buena recomendación.Qué buen gusto tienes!!
La verdad que para olvidarse de todo lo que vivimos en este pais nada mejor que hacer ejercicio.
Un beso Ed!!
Nacho