sábado, 21 de septiembre de 2013

Viernes sin fotos

Hola a tod@s!
Anoche mientras escuchaba a Kim Cattral, la Samantha de Sex and the City, narrar sus cambios de países, casas e historias… irremediablemente me vino a la mente imágenes de aquel hogar en el que crecí, el patio donde jugaba, el cobertizo donde monté mi primer laboratorio y la pared de mi habitación que llené de graffitis, sin saber que el término existía ni conocer a Basquiat. El tiempo pasa y las decisiones se toman sin contar con el pesar ajeno. Hace casi dos décadas dejé atrás mi familia, una casa y muchas historias sin tener en cuenta que con ello amputaba el alma de mi madre. Hoy, en un acto pragmático, sin mucha alma por medio, aquella casa con la que muchas veces sueño ha sido mal vendida por mi familia sin pensar que allí estaba mi infancia, mi juventud y mis sueños de antaño. En la venta se incluyeron mis libros, demasiados pesados y polvorientos para trasladarlos, se perdieron mis diarios y mis escritos, los utensilios inventados se echaron en una caja y luego a la basura… todo ha dejado de existir. Si antes confiaba en alguna vez releerme y de esta manera recordar momentos que ahora se contaminan con otros términos, ahora sé que esto no ocurrirá. Una vez, en unos de mis cambios de continente, mientras me obsesionaba con cargar con cuanto libro y CD tenía, pensé que lo mejor sería ir ligero de equipaje con todo lo aprendido en la mente. Sin embargo, algo de nostalgia me invadió cuando supe la noticia, ya no existe el ancla, al menos físicamente. La vida continúa y el mundo trata de imponer la praxis, yo seguiré en el mundo, eso sí sin tirar la toalla y evitando que me amputen lo que llevo dentro. Así, un poco más huérfano, disfruté de un espectáculo recomendable que llaman “Capitalismo” e intenta, con buen atino, pasar un espejo por esto que venden perfecto y nadie sabe a donde va. También reí con “La gran familia española”, película coral e inteligente que empieza gélida pero se calienta en el camino dejándonos al menos dos escenas para la historia del género. Pero no todo ha sido “happy” en esta semana que culmina… España no se despoja del barbarismo medieval y otro año ha exhibido la vergüenza de su poco respeto por quien considera inferior en lo que llaman el toro de la Vega. Suma y sigue, personalmente he chocado con la corta vista política de quien considera su puesto su feudo y veta el intercambio científico por riñas políticas. Suma y no pares, la corona se empecina en mantener un rey enfermo como número uno de la nación, cuando ya estaba decidida la sucesión y, posiblemente, la república al doblar la esquina. Pero qué le vamos hacer… el espacio que ocupa la intuición es mayor que el que tiene la razón.
Os quiero, 
Ed.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento muchísimo que hayas perdido parte de tu historia personal. Cada traslado de país equivale a un incendio, porque pierdes muchísimas cosas que fueron importantes para tí. No consigo aún anclarme en el budismo que tiene en los desapegos -materiales y espirituales- su base, y sigo cargando con mis recuerdos de infancia, aunque muchos sólo quedan en la memoria... De verdad, te entiendo y me entristece.
Gracias por mencionar lo del toro de la Vega...
TQ.

Yoss

Anónimo dijo...

Texto genial

Anónimo dijo...

viajar liviano de equipaje es algo que no hemos aprendido, queremos ver/tener esas pequeñas cosas que nos unen con un pasado, que nos ronda, y se nos mezcla con el presente, tenemos la añoranza de aquello que fue, aunque tengamos un ahora....me interpreto en tus palabras y son partes de nuestras semejanzas, mas allá de la distancia y del silencio...
leerte es verte, tenerte y mantenerte, muy cerca!!...un fuerte abrazo y todo mi cariño, manuel

Anónimo dijo...

Querido mio, que triste te he sentido hoy!!! Quisiera poder aliviarte en
algo. Con el tiempo (mas tiempo, mucho tiempo, tiempo de viejo, diriamos)
se da uno cuenta de que llevamos con nosotros lo verdaderamente
importante del afecto, de lo que nos hizo como somos, y huella, ya tu has
dejado muy buen tu huella, en ciencia y en gente, no se puede pedir mas.
Marlen

Anónimo dijo...

No haberte ido de tu terruño para venirte aquí a joder a la peña. Jodete.

Anónimo dijo...

Existe varios tipos de personas. Están los que como tú son grandes y también los que dejan ese comentario duro e insensible que no entiendo bien porque deben de existir.

Anónimo dijo...

Gran texto amigo.

Anónimo dijo...

Amigo te entiendo mucho, poque todos pasamos por ese triste momento pero Fe y adelante, lo que llevas en tu prodigiosa mente ira contigo para siempre, que Dios te bendiga, y continua plasmando sobre una hoja de papel toda la sabiduria con la que fuistes bendecido y nos mantiene letrados a todos los que amamos la buena lectura....Jane

Anónimo dijo...

Hola Ed, te escribo para decirte que hoy, probablemente, no haya otra persona que entienda tu viernes como yo. A mi me pasó lo mismo con la casa de Cuba, con dos añadidos, nosotros la perdimos directamente porque como nadie se quedó y no la podíamos vender entonces se la quedaron y lo peor no fue esto sino la destrucción. En el patio de mi casa que tenía más de 100 metros cuadrados había un montón de árboles frutales, coco, mamey, dos variedades de mango, guayaba, chirimoya, plátano, guanábana, limón y otras cosas más, tamarindo etc. Por lo visto todo eso les sobraba y lo fueron cortando poco a poco. Uno de los que cortaron por cierto lo había plantado el padre de Carlos cuando estuvo en Cuba, casi al principio de que mi abuela hiciera la casa. Cuando lo pienso no sé qué es peor el cabreo o la tristeza. Allí se quedaron además de eso nuestras fotos, recuerdos, libros en fin todo. Pero bueno como dices lo que uno lleva por dentro aprendido o vivido, sentido en cualquier caso, no se lo quita nadie. Hay que seguir. Por lo demás de como está el país mejor ni hablar. Solo subrayar la desvergüenza que significa recortar en sanidad pública incluso cobrarle a los enfermos crónicos por el tratamiento y a la vez traer a un médico de la clínica Mayo para que opere al Rey. Si después de esto este pueblo no reacciona es que es cierto eso que se dice de que "la democracia le da a cada pueblo el gobierno que se merece" En fin sigue escribiendo que ya sabes que te leemos, saludos de Jose que dice que "escribes muy bien" y yo también lo digo por supuesto. Un besote niño.

Anónimo dijo...

Leyendo tu texto me viene a la mente muchos recuerdos de todo lo que he tenido que dejar atras...quiza no sea en otro continente,ni siquiera en otro país pero perder recuerdos es lo mismo se haga donde se haga.
Por eso lamento mucho tu pérdida Ed...aunque como bien dices muchas de esas cosas las llevarás en la mente y eso nadie podrá "amputartelo" .
Gracias por hacer mención al Toro de la Vega,pues como antitaurino que me declaro me parece una barbarie vestida de "tradicion".NO al maltrato animal en ninguna variante q no sea por el bien de toda la población y no por el salvajismo de unos pocos.
Del tema político ni me meto a hablar porque hoy me levanté con buen humor ;)

Un abrazo,amigo!! Gracias por tus "viernes"

Al personajillo (por no decir otra cosa malsonante ) del comentario decidle que nadie le obliga a leer y opinar en el blogg.