sábado, 5 de noviembre de 2016

Viernes... cambiando de tema

Hola a tod@s! 
Allá por la isla de las Metáforas, cuando los años 90 hacían su agosto, la emigración devenía un desesperado deseo y el comentario sobre lo mal que andaba todo era el primer punto de todo orden y día, allá asumimos la costumbre de empezar cualquier conversación con un “cambiando de tema”. De nada servía ebullir la sangre y aumentar la presión arterial… buena costumbre aquella que nos mantenía hablando de cosas bellas, del futuro y lo sabroso del pasado. Costumbre que hoy abrazo para evitarme un ictus matutino… entonces recomienzo mi Viernes escrito un sábado de casi invierno, en Madrid. 
 “Cambiando de tema”… por aquí sigo, saltando para recordar, recordando para vivir, elevando la mirada para evitar los muros y el corto plazo. Y también negociando para cambiar, guardando la fina memoria que va definiendo cada paso… desechando en cajones inmensos todo aquello que huele demasiado mal para llevarlo en la mochila. Así llegué hace poco a Manchester, el Instituto Cervantes buscó en mí la Ciencia perdida y mil veces encontrada de España. Hasta allí fui con el miedo del principiante que la experiencia de otros cientos de veces no ha borrado, ni lo hará. Allí encontré un equipo de gente, rica por dentro, a quienes las tinieblas del sitio no han logrado desdibujar la sonrisa latina que nos hace especial en Europa. Hablé de España y sus tópicos, de Ciencia y España, de teorías que a punto de convertirse en artículos están. De allí me guardo a Kepa con su biblioteca mental que atesora la historia y el arte, a Oda con Japón por sus venas, a Amaia, discreta y encantadora, las afiladas preguntas de Artal que revuelven los cimientos, una foto con Alan Turing… y esa especie de halo de “knowledge in valoration” que envuelve todo lo británico. Luego vino la vuelta a la convulsión, mas he decidido, sólo “bellezas en mi entendimiento” aunque con ello ofenda. En el laboratorio las lupas incrementan su aumento, el misterio se va desvaneciendo y a Dylan alcanzaremos. Fuera, la vida lleno con letras de otros, imágenes que son historias y vericuetos que se me antojan bellos. Y dentro, muy dentro, filosofo sobre cómo avanzar… el mundo se retuerce pero yo no con él. El hartazgo no puede consumirnos y las metas han de estar en el infinito, que otros pongan los tornillos… y hoy me voy al Ballet. 
Os quiero, 
Ed.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

leo entre líneas e imito tu estilo:
hasta la p... de la política, el gobierno, podemos, el pp, el psoe, los ciudadanos, los buenos, los malos que son malos y buenos, los pisos pelotazos, la cospedal, los ministerios, las defensas, los internos, los externos, la hillary, el trump... se lee :-) Gracias.

Anónimo dijo...

una forma elegante de evitar posicionarte querido científico jaja. dios, ateo, por encima d todos.

Anónimo dijo...

yo diría que una forma inteligente de seguir adelante y no entretenerse con las basura de todos los días.

Anónimo dijo...

dale que tú puedes como dicen en la isla metafórica.

Anónimo dijo...

Disculpas pido por colarme en este blog y no es mas que para hacer un pequeño tributo personal hacia alguien al que he tenido la suerte de conocer hace poco. Y es que desde siempre tuve admiración por la ciencia y no solo porque yo sea un ignorante de pro, y el conocimiento me parezca algo admirable y muy lejano, sino porque la ciencia hace avanzar, recorrer camino y ayuda a posicionarte en otras esferas y hasta en planetas nuevos. Creo que la ciencia y sus investigadores hacen que seamos mejores y mas felices.... simplemente por poner a nuestro alcance el futuro-al que quiero pintar como maravilloso-. Y si ademas de esto, encuentras que un científico es no solo una persona grande por su conocimiento y trabajo, te causa admiración conocer a alguien como Eduardo López Collazo. Ya no es solo por el sonido de las moléculas (que seguro que lo hacen) con las que trabaja, sino por ademas ser un filosofo ateo que se cuestiona constantemente el porque del origen, un matemático que con sus formulas algorítmicas intenta explicar todo y nada.... Un cuidado bailarín que danza por las palabras, un músico que compone melodías en textos de blog, un cineasta cinefilo que te permite viajar por esa otra dimensión que una buena película puede ser.

Y por su humanidad y sencillez para con todo y todos...vamos un tío muy grande que diría yo, y que en este país de nieblas perpetuas y desunido donde cohabito, dirían el: YOU ARE A STAR, a real one!

Anónimo dijo...

cunadp coincido y cuando no, tengo que reconocer que las palabras son lo tuyo y además científico. Dónde está tu molde chaval?

Anónimo dijo...

Genial o como dices tú great!

Anónimo dijo...

El molde es de la isla de las metáforas. Es difícil de explicar, pero los datos apuntan cconsistentemente que ese molde existiría por aquel lugar.

Jose Ramon dijo...

Yo recuerdo más la frase "Cambiando de tema pero siguiendo con lo mismo..."

vital dijo...

Estoy de acuerdo en su totalidad con el anónimo de las 4.45.Así eres, y así te queremos ! cuando has dicho sin decir,pero lo que más me ha gustado que has respirado a fondo y has pensado en vivir y disfrutar que de todo se requiere en esta vida . Felicidades como siempre un beso