domingo, 13 de enero de 2013

Viernes caótico y primero del año...

Hola a tod@s!
Madrid se está mimetizando o la tristeza llena de brumas el cielo. Lo cierto es que no paramos de tener días londinenses en la capital, cosa que no me molesta demasiado, pero tampoco hay que pasarse. Por suerte, este fin de semana ha asomado el sol pero mi nervio ciático ha decidido que eso de pendonear no está bien visto a ciertas edades y me tiene postrado en un sofá a la espera de días mejores. Mientras tanto ya está andando el mundo por este 2013 que, como siempre, comencé escuchando la novena sinfonía de Beethoven y despedí en compañía de mi pareja y dos amigas. Año en el que no se han hecho esperar noticias catastróficas y corrupciones varias, sin ir más lejos, en España clama al cielo que Rato ahora vaya para Telefónica, Güemes esté dentro de la compañía que se encargará de los análisis de mayoría de los hospitales y Aznar esté detrás de Capio. Dicho así parece una sucesión de palabras sin sentido, pero si explicamos que Rato promovió la privatización de Telefónica, Güemes firmó lo mismo con los análisis de los hospitales públicos de Madrid y Capio es la empresa que gestionará la sanidad privada de la capital… la cosa se esclarece o enturbia, según como se mire. Los niveles de corrupción ya se vuelven alarmantes y no parece que encuentren una pared de contención. Yo por mi parte, me tomé unos días de vacaciones para desintoxicarme y logré “desvirtualizar” a Yoss, o mi revolucionaria favorita, la misma que movió tierra y agua en la Isla de las Metáforas y aún hoy sigue con la toalla en mano dando fuste a lo injusto. También fui al cine unas cuantas veces para percatarme que “Dans la maison” es una película difícilmente superable, especial para aquellos que nos gusta escribir y “The Master”… la misma que califican como poesía visual y elevan al altar, es un horror de largo muy largo con actuaciones brillantes, todo ello mientras que Obama escoge las palabras de un poeta de origen cubano, no español como han dicho por aquí, y declarado homosexual para su investidura (Richard Blanco), vuelve la historia del asteroide Apófisis, ese que choca pero no con la Tierra y un niño de 15 años logra estar entre los autores de un artículo publicado en Nature.  Tuve tiempo para más y me cuestioné si la historia es el conjunto de mentiras de los vencedores o los autoengaños de los vencidos. Compartí esto último con mis amigos de Facebook y surgió una discusión interesante. Siempre he pensado que, al estar el hombre por medio, los hechos y las causas que se recogen en la historia bailarán eternamente debido a la subjetividad del individuo que la escriba o la interprete. Probablemente en el futuro se establezca algo así como una Historia-Estadística que implemente un método para lograr la versión más cercana a la realidad desconocida. Sí, ya sé que esto me ha quedado al estilo de Isac Asimov… pero ya sabéis que nadie es perfecto y la originalidad es cuestionable. En fin,  así de caóticos empezamos el primer de mes del año a la espera de superarnos a nosotros mismos.
Os quiero,
Ed.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Nice

Anónimo dijo...

No sigas mostrando gente fea en tu blog, incluído tú. La red está para mostrar belleza, no fealdad como haces. Que asco.

Anónimo dijo...

tus palabras sobre la superacion para mi son en esto momento mas inspiradoras de lo que puedas imaginar : )

Anónimo dijo...

Hola Ne ...linda la foto!

Anónimo dijo...

Cuídate y no pegues saltos que ya no estamos hechos unos niños ;-)

Anónimo dijo...

Lo de la historia tiene para mucho comentario.

Anónimo dijo...

Desvirtualizado amigo: un perfecto resumen de lo que estamos atravezando en una sola frase. Más claro, agua. Para la ciática: has probado inyectarte complejo B??? Te deja como nuevo.
Yoss