domingo, 25 de enero de 2009

Viernes… con más música, despacho Oval y otras consideraciones

Hola a tod@s!
Me reitero en lo invernal de mi Madrid de hoy. Ahora mismo miro por la ventana y me parece estar en un país nórdico. Debo confesar que esto me gusta, recuerdo cuando paseaba por La Habana imaginando el día en que, por fin, viviera en un país Europeo con clima menos caliente que el caribeño natal. Por lo tanto, no me puedo quejar.
Esta semana ha sido muy cultural, a pesar de estar sufriendo unos mareos que a veces me desesperan, he escuchado la orquesta sinfónica del Mariinski de San Peterburgo en el Teatro Real, estuve riendo con “Noviembre” (otra de David Mamet) en el Círculo de Bellas Artes y pensando con “Entre les murs” (el título en España: La Clase). En el Real la sinfónica rusa interpretó, en concierto, Edipo Rey y El ruiseñor, ambas de Stravinski. La interpretación fue demasiado rusa, lo que significa académica y exacta. Allí estaba el Rey que no dudo que se durmiera y para despertarlo había un despliegue de seguridad alucinante. Hace poco una colega me hacía un comentario: “Tener al Rey es como tener a un tío con buenas relaciones con el banco, el ayuntamiento y otras entidades… cuando nos hace falta algo sólo tiene que hacer una llamada”. Me considero crítico con la corona, no creo en su necesidad, sin embargo, mi colega tiene razón. En otro hilo, e intentado dibujar las muchas caras que tiene el poder, “Noviembre” es una puesta que simula lo que ocurre en el despacho Oval en los meses previos a la elecciones. El reparto no es bueno, pero el protagonista borda el personaje y se pasa un buen rato. En cuanto a “Entre les murs” o “La Clase”, es imprescindible. Aquí el francés François Bégaudeau hace gala de la esencia del cine francés social, usa la cámara de tal manera que a los dos minutos te olvidas que existe, el guión es tan real y los actores tan buenos que dejas de pensar que estas en el cine. No usa música (algo que caracterizó a los galos por un tiempo) y te hace pensar en todo momento. La película se desarrolla en un instituto del Paris-sin-glamour de la periferia, allí donde el chino se mezcla con el antillano, el árabe y el francés de toda la vida. Varias preguntas me asaltan: ¿Puede ser la educación democrática? ¿Están los adolecentes/niños preparados para decidir?... Unos de los grandes problemas de la educación de hoy es que hemos querido que los educandos participen en las decisiones fundamentales de su educación… ¿No será esto un error? El concepto de disciplina puede estar en peligro de extinción… ¿Qué opinas Paloma?
Otra muchas cosas quiero comentar pero será el próximo viernes. Por lo pronto os dejo una pregunta: En caso de ser presidente electo de un país ¿Cuál sería la primera medida que tomarías?
Os quiero,
Ed.
PD: Doy la bienvenida a mi sobrina (Dayni) a esta familia de los "viernes"

7 comentarios:

emanuela dijo...

eduardo,
por lo bien que analizas el tema, mi primera medida de presidente seria nombrarte ministro de la educacion.

Sin duda, un leader se vee tambien por los colaboradores que elige, y aqui estoy esperando Obama...

un beso
Emanuela

Eduardo López-Collazo dijo...

Muchas Gracias Emanuela! Tomo nota para cuando decida dejar la ciencia y meterme a política :-).

Felipe dijo...

Pues en el hipotético caso que esto se diera, prometería mi cargo en una sala sin ningún tipo de aditamento religioso y sobre un ejemplar de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y mi primera medida sería la puesta en marcha inmediata, uno a uno, de los artículos de la misma ( http://felipe-palabrasenlibertad.blogspot.com/2008/10/la-libertad-se-ejerce-no-se-pide-mejor.html)
y claro, habría que nombrarme Ministro de Ciencia e Innovación ;-)

Felipe dijo...

Glups, quería decir NOMBRARTE a TI, Ministro de Ciencia e Innovación, :-)... ¡no podría hacer yo todo solo!

Anónimo dijo...

Hoy por hoy, nacionalizar los bancos. Por cierto, tengo una conversación pendiente contigo sobre bionostra. Abraham

Anónimo dijo...

Ed (y todos los que me conocen) sabes nunca me pasaría por la mente ser presidente, ni si quiera hipotéticamente, ni de casualidad, ni soñando, NUNCA. La imaginación no me da para tanto.

Siendo mas objetivo (y para peor) estoy totalmente de acuerdo e igual de preocupado con lo que dices de la educación. Yo pensé que era un problema local (“muy de acá”) pero lo que ya me aterroriza es que en España también este ocurriendo lo mismo. Estaré atento a lo que te respondan desde Alemania, USA, UK, etc. Espero que en algún lugar quede cordura.

Yo no creo que la educación y la instrucción deban ser dictatoriales, pero extiendo lo que dices de niños y adolescentes a los estudiantes universitarios. Creo que debe existir una jerarquía y una disciplina.

Un abrazo, Agustín

Eduardo López-Collazo dijo...

Gracias por los comentarios que he recibido por aquí y también por el email (muchos más). En especial a Agustín que es un amigo de la infancia y hoy por hoy profesor universitario. Ed